Anthropology Magazine

¿Cuál es el atractivo de las voces profundas en los hombres?

¿Cuál es el atractivo de las voces profundas en los hombres?


Las voces masculinas de tono bajo se ven con frecuencia como signos de dominio, fuerza y ​​atractivo sexual. Ahora los antropólogos están investigando si hay algo de verdad detrás de los estereotipos.

Lea este artículo en: English.

Para muchas personas, Barry White canturreando con su voz gruesa y dulce “Can’t Get Enough of Your Love, Babe” es el sonido supremo del deseo y la atracción sexual. El presentador de televisión estadounidense David Letterman le pidió una vez al cantante que leyera una lista de palabras mundanas, incluidas “gingivitis” y “gobernativo”, para demostrar que sonarían románticas en la voz de barítono bajo de White. Ciertamente lo hicieron.

Las investigaciones confirman que las voces profundas dan a los hombres un aura de poder y atractivo sexual. Los hombres con voces bajas y resonantes tienen más probabilidades de ser percibidos como atractivos, masculinos, respetables y dominantes. “Los juicios sobre cualquier cosa que contribuya al éxito en la competencia —edad, tamaño, masa muscular, confianza, liderazgo—se ven muy afectados por el tono de voz”, dice Carolyn Hodges-Simeon, antropóloga de la Universidad de Boston.

Esta preferencia por las voces viriles se extiende más allá de contextos cisgénero, heterosexuales e industrializados. Un estudio encontró que los hombres homosexuales solteros califican las voces bajas como más atractivas. En otro estudio de hombres trans sometidos a terapia de testosterona, se descubrió que la masculinización vocal era el rasgo más importante que los participantes deseaban cambiar. Lograr una voz profunda también se asocia con un mayor bienestar en los hombres trans. Entre los cazadores-recolectores hadza en el norte de Tanzania, las mujeres perciben a los hombres con voces más bajas como mejores cazadores, y esos hombres engendran más hijos, posiblemente porque se los considera más atractivos y de mayor estatus.

Dada la afición generalizada por los barítonos y los bajos en diversas identidades sexuales y culturas, parece probable que haya una razón evolutiva detrás de esta preferencia y que el tono vocal pueda haber sido un elemento importante en la forma en que los humanos seleccionaron parejas durante milenios. Pero, ¿por qué sería eso?

Durante años, los antropólogos han estado tratando de descubrir si los parámetros vocales masculinos evolucionaron como señales confiables de la condición corporal, ya sea sistemas inmunológicos robustos, aptitud reproductiva o físicos musculosos. ¿Son los hombres que suenan como Barry White realmente más propensos a defenderse de los atacantes y engendrar hijos más sanos que los hombres con tonos de tenor como Justin Timberlake?

En los últimos dos años, una avalancha de estudios antropológicos sugiere que las voces graves en realidad son indicadores honestos de muchos rasgos estereotípicos, desde la fuerza de agarre hasta la destreza en la lucha. Sin embargo, hay contradicciones ocultas en los tonos vocales —y no todos están convencidos de que el tono vocal diga mucho sobre el vigor de los hombres—.

En muchas especies de animales, los machos suenan más bajo y más profundo que las hembras —es cierto para los babuinos, los grillos de campo, los ciervos y ciertos tipos de ranas, por ejemplo—. Sin embargo, en comparación con otros simios, los humanos tienen diferencias sexuales particularmente grandes en el tono de la voz, que están determinadas por la velocidad de vibración de nuestras cuerdas vocales.

“Hay tanta atención en la literatura evolutiva sobre la altura y las presiones selectivas sobre la altura, y eso es solo una diferencia del 8 por ciento [entre hombres y mujeres]. En tono de voz, estamos viendo más del 60 por ciento. Eso simplemente no sucede por accidente”, dice Hodges-Simeon. En cambio, ella cree que tales diferencias son el resultado de la selección sexual.

Dos ilustraciones muestran la anatomía de la garganta (arriba) y una vista laringoscópica de las cuerdas vocales en posición cerrada (abajo).

Las cuerdas vocales más grandes vibran a un ritmo más bajo, produciendo un tono más bajo. Mientras que, un tracto vocal más largo —que se extiende desde los labios hasta la laringe—genera una resonancia más profunda en la voz.

Podría ser que las mujeres simplemente tiendan a elegir hombres con voz baja, lo que les permite transmitir sus genes similares a los de Barry White. Además, los hombres con voces profundas pueden tener más éxito a la hora de intimidar y superar a los rivales masculinos. Desde leones marinos y koalas, hasta pandas gigantes y perros, los machos de varias especies parecen juzgar cuán peligrosos son otros machos en función de sus voces.

Pero el hecho de que los barítonos y los bajos se perciban como rudos no significa que realmente lo sean. Entonces, varios estudios recientes se propusieron determinar si había verdades biológicas subyacentes a estas suposiciones.

 El estudio de Scientific Reports de Puts encontró que los hombres con frecuencias formantes más bajas —una resonancia más profunda en sus voces— tendían a ser más altos, corpulentos y fuertes. (Eso se debe en parte a que los tractos vocales más largos y las cuerdas vocales más grandes generan voces más bajas y resonantes). Las voces más bajas también predicen niveles más altos de testosterona, anotaron.

Con base en esta investigación, Puts y sus colegas luego probaron si el tono de voz era un indicador honesto de formidabilidad, que definieron como “la capacidad de infligir daño físico a otros en combate”. En un estudio publicado en 2021 en Evolution and Human Behavior, encontraron evidencia de que los hombres más altos son percibidos como más formidables en parte porque sus voces tienen un tono más bajo. “El tono de voz parece ser parte de la razón por la que cuando escuchamos a un hombre realmente formidable, lo percibimos de esa manera”, dice Puts.

En otro estudio de 2021, Puts demostró que, entre los luchadores profesionales masculinos de artes marciales mixtas, el tono de voz puede ser una señal válida de qué tan bien lo haría alguien en un combate de práctica. Sin embargo, el efecto fue pequeño —solo una diferencia del 3 por ciento como máximo—. Pero, por supuesto, como señala Puts, los luchadores profesionales tienen un bajo grado de variación en su capacidad de lucha en comparación con el público en general.

En un estudio diferente publicado en 2021, un grupo de científicos, dirigido por Katarzyna Pisanski en el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia y Karel Kleisner en la Universidad Charles de Praga, registró a cameruneses urbanos y cazadores-recolectores nómadas hadza en Tanzania hablando y rugiendo. Descubrieron que, si bien la calidad de la voz durante el habla normal está relacionada con la fuerza de agarre, el sonido áspero y áspero de un rugido es un indicador aún mejor. Los investigadores postulan que estos sonidos agresivos no verbales transmiten señales de fuerza a través de una combinación de muchos rasgos acústicos, incluido el tono.

Una demostración similar de fuerza o agresión podría ocurrir en las competencias atléticas, observa Hodges-Simeon. “Cuando practicaba deportes, veníamos, poníamos una mano sobre la otra y gritábamos antes de salir al campo. Es un comportamiento tan interesante. ¿Por qué estamos gritando?”

Cinco personas vestidas con pantalones cortos y camisetas negras se paran en el césped dentro de un estadio lleno de gente, moviendo los brazos y cantando.

El equipo de rugby femenino de Nueva Zelanda realiza un haka, un baile tradicional maorí antes de un partido. El haka incluye vocalizaciones fuertes que pueden ser una muestra de fuerza.

La demostración de cualidades de voz profunda o áspera puede haber estado involucrada en el conflicto entre grupos de homínidos, dice Hodges-Simeon. Ella señala que cuando los chimpancés patrullan sus fronteras, a menudo vocalizan juntos, tal vez para mostrar su fuerza y ​​su intención agresiva a los enemigos potenciales.

El tono de voz también puede revelar algo sobre la salud subyacente de los hombres. El estudio de Scientific Reports de Puts mostró que cuando los niveles de cortisol masculino son bajos, más testosterona está relacionada con un tono más bajo. Según Puts, esto encaja con la hipótesis de la desventaja de la inmunocompetencia, que establece que, dado que la testosterona le quita energía al sistema inmunitario, solo los hombres que gozan de la mejor salud —cuyos sistemas inmunitarios no sufren debido al estrés fisiológico— pueden darse el lujo de desarrollar rasgos dependientes de testosterona.

Del mismo modo, la investigación de Hodges-Simeon sugiere que un tono de voz más bajo puede estar relacionado con niveles más altos de inmunoglobulina A en la saliva, un anticuerpo que es la primera línea de defensa del cuerpo contra las infecciones.

A pesar de la creciente cantidad de evidencia de que el tono de voz y la resonancia nos dicen algo de verdad sobre la fuerza, la salud y el atractivo de los hombres, las conexiones no siempre son claras.

Por ejemplo, en su estudio de Scientific Reports, Puts señaló que la preferencia por las voces más profundas solo llega hasta cierto punto, con las voces masculinas más bajas consideradas menos atractivas.

“Supongo que suena aterrador”, dice Hodges-Simeon sobre estas voces de bajo extremas. “Hay investigaciones que muestran que los hombres potencialmente hipermasculinos podrían ser más propensos a la agresión”. 

Tanto hombres como mujeres a veces bajan deliberadamente la voz para sonar más informados y exitosos.Además, varios estudios han relacionado el tono de voz masculino bajo con la infidelidad sexual. Esta puede ser la razón por la que las mujeres tienden a preferir voces más masculinas en contextos de relaciones a corto plazo en lugar de a largo plazo. Y en un estudio de hombres homosexuales, los hombres solteros preferían voces más profundas, pero los hombres en pareja no mostraban tal preferencia.

 Las investigaciones sobre las voces y la condición corporal no siempre son consistentes. “Muchos estudios sugieren que no existe una relación entre el tamaño o la fuerza de los hombres y su tono vocal”, dice Steven Arnocky, psicólogo evolutivo de la Universidad de Nipissing en Canadá. Y un experimento reciente de Puts y Hodges-Simeon descubrió que, aunque el tono de voz tenía poco que ver con la salud autoinformada por el hablante, los oyentes clasificaron a las personas con voces más bajas como más saludables.

Otro factor de complicación podría ser que las personas cambien deliberadamente sus voces. ¿Quieres sonar más informado y exitoso? Baja la voz. Se ha demostrado que tanto hombres como mujeres hacen exactamente eso, engañando con éxito a otros.

Parece que los investigadores aún tienen muchas preguntas por responder, incluida la relación entre el tono de voz y el historial de salud, las hormonas, los predictores genéticos, la selección sexual y más.

Además, las opciones de salud y estilo de vida interactúan con las variaciones vocales de formas complicadas. Fumar cigarrillos puede hacer que la voz sea más profunda, pero daña la salud. Un hombre con una voz aguda, como el boxeador Mike Tyson, puede entrenar para convertirse en un luchador formidable. Y Barry White, con su barítono aterciopelado, era un hombre imponente: 6 pies y 4 pulgadas de alto y robusto. Pero luchó contra la hipertensión y otros problemas de salud y lamentablemente falleció a la temprana edad de 58 años.