Anthropology Magazine
Essay / Lost in Translation

¿Construyeron las pirámides los extraterrestres?, y otras teorías racistas

La pseudoarqueología, teorías de la conspiración de que las civilizaciones antiguas fueron fundadas por extraterrestres o por los habitantes de la Atlántida, son más que tontas: son peligrosas.
Three pyramids are shown in warm light against a blue sky with pink clouds.

Una tarde de junio, encontré en mi bandeja de entrada un correo electrónico de Atlantis Rising: The Research Group (El ascenso de Atlántida: el grupo de investigación). El blog y el canal de YouTube afirman “desafiar el pensamiento ortodoxo” y explorar arqueológicamente cuestiones sobre la historia de la humanidad que “todavía están en gran parte descuidadas por la academia”. Preguntas como: “¿Participaron los extraterrestres?”

Podría ser fácil simplemente descartar a las organizaciones que impulsan las teorías de la conspiración especulativa mientras se presentan a sí mismas como proveedoras de conocimiento suprimido. Pero lo que me llamó la atención en este correo electrónico fue una sección que anunciaba una entrevista en video con Frank Joseph.

Desde 1987, Joseph ha publicado varios libros, principalmente centrados en el mítico continente de la Atlántida. De 1993 a 2007, Joseph también fue editor en jefe de la revista pseudoarqueológica Ancient American. Quizás lo más importante es que Frank Joseph es el seudónimo de Frank Collin, quien fue el ex coordinador del Partido Nazi Estadounidense y fundador del Partido Nacional Socialista de Estados Unidos. Este es quien Atlantis Rising recomendaba a su audiencia escuchar.

Durante mucho tiempo, los arqueólogos llevaron la pseudoarqueología al margen como algo que no merecía su atención. Pero es en el margen donde las ideas pueden infectarse y volverse peligrosas.

An illustration features a blue and gray ancient underwater ruin with golden light and buildings in the center.

La idea de una ciudad o continente perdido llamado Atlántida persiste en la imaginación del público.

Como arqueóloga que actualmente trabajo en mi doctorado, he pasado el último año examinando las formas en que varios grupos, como los nacionalistas blancos, usan la pseudoarqueología en sus visiones del mundo. Comprender esto se siente particularmente importante hoy en día, considerando el reciente aumento de tales grupos en los Estados Unidos. Según un informe de 2019 del Southern Poverty Law Center (SPLC), la cantidad de grupos de odio nacionalistas blancos en los Estados Unidos aumentó en un 55 por ciento entre 2017 y 2019.

La pseudoarqueología se presenta en muchas formas, pero se basa en el mismo argumento central: las personas del pasado no tenían el conocimiento, la tecnología y/o la capacidad para lograr todo lo que se dice que lograron, por lo que alguien o algo más estuvo involucrado. Los defensores de los antiguos alienígenas le dirán que las grandes pirámides de Egipto, por ejemplo, o las líneas de Nazca de Perú se debieron realmente a extraterrestres, mientras que los defensores híperdifiusionistas le dirán que fueron construidas por residentes de la Atlántida, u otra “civilización muy avanzada” que vivió hace más de 13.000 años atrás. A menudo se acusa a los arqueólogos de conspirar para ocultar la “verdad” de estas historias.

Estos argumentos pseudoarqueológicos pueden parecer simplemente divertidos de entretener. Pero invariablemente están fuertemente predispuestos contra personas negras, los pueblos indígenas y otras personas de color (BIPOC, por sus siglas en inglés) de quienes se duda que hayan sido responsables de sus propias historias. Los sitios arqueológicos de África, Asia y América a menudo se presentan como prueba de intervenciones externas, mientras que los logros de quienes vivieron en la antigua Grecia o Italia, por ejemplo, rara vez se cuestionan.

En otras palabras, estos argumentos suelen ser racistas.

Si bien los argumentos sobre ancestros extraterrestres o atlantes pueden parecer extravagantes, algunas personas creen en estos argumentos. La Universidad Chapman en California, que realizó la Encuesta de miedos estadounidenses entre 2016 y 2018, encontró en 2018 que el 57 por ciento de sus encuestados creía que existían civilizaciones antiguas avanzadas como la Atlántida (un aumento del 17 por ciento desde 2016), y el 41 por ciento creía que los extraterrestres visitaron la Tierra en el pasado antiguo (un aumento del 14 por ciento desde 2016). Estos se han convertido en algo más que creencias: son realidades para quienes las han aceptado.

El 57 por ciento de los encuestados creían que existían antiguas civilizaciones avanzadas como la Atlántida.

La pseudoarqueología es útil para el nacionalismo blanco específicamente porque arroja dudas sobre los logros de las comunidades BIPOC, abriendo las puertas para reescribir la historia a través de una lente de poder blanco. El SPLC se ha dado cuenta de esto y ha escrito sobre las conexiones entre la pseudoarqueología y las ideologías de extrema derecha como el antisemitismo y el nacionalismo blanco. El nacionalismo blanco es una ideología racial a favor de los blancos que comparte muchos intereses con la supremacía blanca, como las posturas antiinmigrantes y las creencias de que los intereses de los blancos deben ser lo primero.

Los nacionalistas blancos también fomentan la protección y los derechos mejorados para defender lo que ven como la “pureza” de la raza blanca, un concepto pseudocientífico construido sobre puntos de vista extremadamente renovados de la historia y la ascendencia genética. Una creencia fundamental del nacionalismo blanco es una teoría de la conspiración conocida como el “gran reemplazo”, que sugiere que está ocurriendo un “genocidio blanco”: que los blancos están al borde de la extinción y necesitan ser protegidos.

Aunque los antropólogos y genetistas han señalado durante mucho tiempo que la raza no es un concepto definido genéticamente sino socialmente, los nacionalistas blancos han buscado definir y apoyar genéticamente el concepto de una “raza blanca pura”. Por ejemplo, las pruebas de ascendencia genética caseras se han vuelto populares entre los nacionalistas blancos, quienes reinterpretan los resultados de diversas maneras para respaldar sus creencias de que existe una “raza blanca pura” y que, sin protección, esta raza especial será reemplazada.

Aunque las antiguas teorías alienígenas se han discutido en sitios web nacionalistas blancos como Stormfront y el Renegade Tribune, son las teorías híperdifusionistas (la distribución de rasgos culturales o personas esparcidas a través de grandes distancias) sobre la Atlántida, los arios y los solutrenses las que son especialmente populares entre los nacionalistas blancos en Norteamérica.

Las teorías híperdifusionistas son las más fáciles de adaptar a la conspiración del reemplazo: los antiguos atlantes blancos, arios o solutrenses viajaron primero a América del Norte y fueron “reemplazados” por pueblos indígenas. Por ejemplo, los libros y artículos de Frank Joseph y Patrick Chouinard, un colaborador habitual del Renegade Tribune, se adhieren a las creencias nazis de principios del siglo XX de que los arios blancos descendían del pueblo de la Atlántida, que supuestamente también se extendió a las Américas hace decenas de miles de años y trajo consigo tecnología y sabiduría. Joseph y Chouinard argumentan que estos descendientes blancos en América del Norte fueron reemplazados con el tiempo por pueblos indígenas.

La cultura solutrense vivió en Europa hace unos 20.000 años. No hay evidencia convincente de que fueran los primeros pobladores de América del Norte

De manera similar, los escritores de Stormfront argumentan a favor de la hipótesis solutrense, una hipótesis ampliamente rechazada por los arqueólogos que propone que las personas de la cultura solutrense del suroeste de Europa fueron las primeras en asentarse en la costa este de América del Norte hace unos 17.000 a 20.000 años. En Stormfront, se ignora la ciencia que sugiere que el pueblo solutrense tenía la piel más oscura y, en cambio, la gente argumenta que los solutrenses blancos en América del Norte fueron desplazados de manera abrupta y violenta por los pueblos indígenas.

La evidencia arqueológica no apoya estas teorías. Si bien la historia completa de la vida durante el Pleistoceno en las Américas aún está evolucionando, no hay evidencia de un desplazamiento violento de los solutrenses blancos en ninguna parte de América del Norte, en ningún momento de la historia. El continente siempre fue tierra de pueblos indígenas.

La pseudoarqueología contribuye a la marginación de las comunidades BIPOC al negar sus historias y, en cambio, atribuirlas a continentes míticos o incluso extraterrestres. Los nacionalistas blancos utilizan este negacionismo para reescribir—o más bien “volver a blanquear”—la historia para reforzar sus propios sistemas de poder.

El público y la disciplina deben desafiar la pseudoarqueología y las violentas estructuras de poder blancas que a menudo la usan para apoyar sus propios objetivos. Es a través de estos desafíos que todos podemos apoyar la reorientación de las voces de los grupos marginados para contar sus propias historias y asegurarnos de que esas sean las historias que se escuchan.

Stephanie Halmhofer es arqueóloga en Canadá. Ella es estudiante de doctorado en el departamento de antropología de la Universidad de Alberta y académica del Instituto de Arqueología de las Praderas y los Indígenas. Su investigación doctoral examina el uso de la arqueología y la pseudoarqueología por movimientos conspiracionistas históricos y contemporáneos de extrema derecha en América del Norte.

Love our work?
Your support keeps SAPIENS accessible to all.
(RE)THINK HUMAN
Get our newsletter with new stories delivered to your inbox every Friday.
Love our work?
Your support keeps SAPIENS accessible to all.
(RE)THINK HUMAN
Get our newsletter with new stories delivered to your inbox every Friday.