Anthropology Magazine

Pequeños caracoles ayudan a resolver un misterio gigante

Pequeños caracoles ayudan a resolver un misterio gigante


Los arqueólogos podrían finalmente conocer la edad y la verdadera identidad del “Hombre Rudo”, también conocido como el Gigante de Cerne Abbas, uno de las docenas de geoglifos grabados en la campiña Británica.

Lea este artículo en: English (Inglés).

En marzo de 2020, un grupo de arqueólogos viajó a la cima de una colina en Dorset, Inglaterra, para atrapar a un gigante. Hicieron incisiones en sus codos y pies, y luego se llevaron esos pequeños trozos de él a sus laboratorios en bolsas y tubos de metal.

Ningún gigante real resultó perjudicado en el proceso, porque el Gigante de Cerne Abbas es un geoglifo, una gran obra de arte estampada en el paisaje. La figura de 180 pies de altura fue creada limpiando la hierba para revelar la tiza blanca debajo, luego rellenando las trincheras con más tiza extraída en las cercanías. Gracias en gran parte a su falo de 35 pies, el gigante se ha convertido en un querido icono de la fertilidad. Según el folclore, las parejas que se acoplan en su entrepierna concebirán con éxito.

Pero este hombre desnudo se ha vestido de misterio. Hasta este mes de mayo, los investigadores se debatían si era un símbolo de fertilidad de la Edad de Hierro, una representación romana de Hércules o una parodia del político del siglo XVII Oliver Cromwell.

Ahora, usando una combinación de rayos láser y caracoles, científicos han establecido que el gigante nació entre el 700 d.C. y el 1100 d.C., a finales del periodo Sajón o en el temprano periodo medieval. Los resultados fueron totalmente inesperados porque ninguna otra figura de tiza data de esa época, dice el arqueólogo ambiental Mike Allen. “Estábamos todos equivocados … y eso es tremendamente emocionante”.

Aún así, quedan varias preguntas sobre el “Hombre Rudo” y sobre muchos de los otros 30 geoglifos de tiza garabateados en el sur de Inglaterra.

Durante milenios, las personas han utilizado estos pastizales como una pizarra bucólica, dibujando caballos, gigantes, monumentos de guerra e incluso un pájaro kiwi de gran tamaño. Gracias a la geología calcárea, formada en la época de los dinosaurios, cuando diminutas criaturas marinas se hundían como copos de nieve en el suelo de los mares epicontinentales, estas figuras son los únicos geoglifos de su tipo en el mundo. Sin embargo, sorprendentemente se sabe poco sobre ellos.

Son icónicos y son grandes atracciones turísticas”, dice Allen. “Y arqueológicamente, son simplemente un enigma total”.

Cada diciembre, espectadores ubicados en Dragon Hill, en Oxfordshire, pueden ver cómo se desarrolla un espectáculo fascinante. El sol sale detrás del Caballo Blanco de Uffington, un geoglifo de tiza de 360 ​​pies de largo que parece galopar por una ladera hacia un fuerte de la Edad de Hierro. El sol, debido a su baja trayectoria en pleno invierno, “parece rodar sobre el cuerpo del caballo [en el horizonte] y hacer un arco suave en el cielo”, dice Joshua Pollard, arqueólogo de la Universidad de Southampton.

Durante siglos, nadie tuvo idea de cuándo las personas crearon este, o muchos otros, geoglifos misteriosos, ni lo que podrían representar. Sin embargo, generación tras generación los han mantenido con esmero. Si las figuras de tiza no se desyerban y se les vuelven a poner tiza, el césped las cubriría en unos 20 años. La historia registra muchas de estas limpiezas comunales, que generalmente iban seguidas de festividades, como escalar un poste grasiento y perseguir una rueda de queso por una colina.

Luego, hace unos 30 años, fue posible datar las figuras gracias a una nueva técnica llamada luminiscencia ópticamente estimulada (OSL por sus siglas en inglés). En la década de 1990, el arqueólogo David Miles dirigió un equipo para datar al Caballo Blanco de Uffington. Los científicos tomaron muestras de los estratos, centrándose en la capa más baja de tiza compacta y el sedimento original debajo de ella. Al iluminar las muestras con un láser, los investigadores liberaron partículas atrapadas en su interior. La concentración de estas partículas ayuda a los científicos a calcular cuándo una muestra de suelo absorbió por última vez los rayos del sol. En este caso, las capas más profundas del Caballo Blanco vieron la luz solar por última vez entre 1380 a. C. y 550 a.C.

Con alrededor de 3.000 años, el Caballo Blanco de Uffington es, por mucho, el geoglifo de tiza fechado más antiguo de Gran Bretaña. Los arqueólogos creen que los granjeros de la Edad de Bronce usaron astas de ciervo y palas de madera para grabar al corcel en el césped. Pollard cree que el geoglifo es un caballo solar, una criatura común en la antigua cosmología Indoeuropea que transporta el sol por el cielo como un carro de guerra. La figura pudo haber sido el foco de las celebraciones del solsticio de invierno.

Un gran dibujo de tiza blanca de un caballo se extiende sobre una ladera cubierta de hierba.

Entre los geoglifos más famosos del Reino Unido se encuentra el Caballo Blanco de Uffington, de 3.000 años de antigüedad.

Otros esfuerzos de datación sugieren que existe una gran diferencia de fecha de creación entre el Caballo Blanco de Uffington y la mayoría de los otros geoglifos, que generalmente datan del siglo XVI o más tarde. Es posible que otras figuras de los años intermedios o de la antigüedad se hayan perdido bajo la hierba. Los investigadores conocen de alrededor de 60 geoglifos históricamente documentados que han desaparecido.

Otra posibilidad es que el largo período de agitación social que comenzó en el siglo XVI, incluida la Reforma y la Guerra Civil Inglesa, haya desencadenado un renacimiento de la creación de geoglifos vinculada a la mitología patriótica y nacionalista. El Hombre Largo de Wilmington, un hombre de tiza de 235 pies de altura que sostiene un bastón en cada mano, podría ser uno de esos símbolos. En 2003, con el uso de OSL se fechó la figura a alrededor de 1545 d.C., lo que llevó al arqueólogo Martin Bell, de la Universidad de Reading, a teorizar que el Hombre Largo representa un gigante mítico.

Durante ese período, hubo una gran mitología sobre el papel de los gigantes en el mito del origen de Gran Bretaña”, dice Bell. “Eso llevó a que los gigantes fueran representados en otras figuras de colinas [de tiza] que se describen en documentos históricos, pero que ahora han desaparecido”. Según estas leyendas, los gigantes fueron los gobernantes originales de Albion, un nombre antiguo para Gran Bretaña que puede significar “tierra blanca” y se refiere a la geología calcárea.

Gracias al avance de las tecnologías, “creo que hay potencial para detectar y redescubrir otras figuras de tiza de la colina perdidas”, dice Pollard. Mientras tanto, los científicos continúan estudiando los geoglifos a través de OSL y un segundo método inesperado: la arqueología de los caracoles.

En la primavera de 2020, el arqueólogo ambiental Allen llevó muestras de suelo del Gigante de Cerne Abbas a su laboratorio e “hizo tortas de barro con ellas”, dice. Laboriosamente extrajo cientos de fragmentos diminutos de concha de caracol, de tan solo medio milímetro, e identificó sus especies basándose en pequeñas diferencias en los patrones de espirales, líneas y hoyos de pelo.

Los caracoles no se utilizan normalmente como técnica de datación, pero Allen puede estimar aproximadamente cuándo se formó un geoglifo basándose en la migración histórica de caracoles. Alrededor del siglo I, los Romanos importaron ciertos caracoles carnosos a Gran Bretaña para comerlos como escargot, mientras que las especies de caracoles posteriores llegaron en paja a bordo de barcos mercantes medievales.

En la capa más temprana del gigante, Allen encontró dos especies de moluscos considerados inmigrantes medievales: Cernuella virgata y Candidula gigaxii. Esos caracoles no estaban presentes en el suelo fechado anterior al geoglifo. Entonces, el verano pasado, Allen anunció que la figura probablemente era medieval o posterior. Los nuevos resultados de OSL señalan un período de tiempo medieval temprano, algo antes de lo que Allen esperaba, pero que aún se superpone con la presencia de estos caracoles.

Es posible que el geoglifo se haya cubierto de hierba – olvidado durante años— antes de que la gente decidiera despertar al gigante.

Las nuevas fechas han provocado esfuerzos de investigación para descubrir a quién representa el gigante. Algunos investigadores creen que la cercana Abadía de Cerne se estableció en 987 d.C. para convertir a los lugareños que adoraban a un dios pagano llamado Heil o Helith. Entonces, la figura podría representar a esa deidad Anglosajona, según Martin Papworth, arqueólogo principal del National Trust del Reino Unido.

Curiosamente, los documentos históricos de la abadía de Cerne no mencionan al gigante hasta 1694. Esto lleva a Papworth a la hipótesis de que el geoglifo fue olvidado y cubierto de hierba durante cientos de años antes de que la gente viera una forma sombría en la ladera y decidiera volver a despertar al gigante.

Los caracoles parecen estar de acuerdo con esta hipótesis. Las especies de caracoles ofrecen pistas sobre cómo la vegetación cambia con el tiempo porque muchas especies prefieren un hábitat específico. Algunos habitan en bosques densos. Algunos se mecen en pastos largos. Algunos garabatean en la hierba corta que pastan las ovejas.

El análisis de Allen sugiere que, en varias ocasiones, el geoglifo pudo haber sido cubierto de plantas, quizás intencionalmente. “Puede haber algunos períodos en la historia Británica en los que las personas sintieran que ver a un hombre desnudo en la ladera no era apropiado para las mujeres jóvenes ni para la sociedad”, dice.

Cinco imágenes de diferentes ángulos de una pequeña concha de caracol cubierta de rayas blancas y de distintos tonos de marrón, sobre un fondo negro.

Los restos de caracoles de la especie Cernuella virgata (cuyas conchas se ven aquí) sugieren que el gigante de Cerne Abbas apareció por primera vez en una ladera de Dorset en el periodo medieval temprano de Inglaterra.

La gente ha estado marcando con tiza, repintando y cambiando al gigante durante siglos, por lo que el material arqueológico en la ladera es profundo, dice Papworth. La evidencia muestra que la figura pudo haber sostenido una capa y una cabeza cortada, y fue castrada y vuelta a masculinizar en la Época Victoriana. Más recientemente, recibió una mascarilla facial apropiada para COVID.

Eso es lo que hace que estos geoglifos sean tan encantadores. Muchas personas piensan que arte es la creación de un solo artista en un momento determinado. Las figuras de tiza se crean y recrean de manera comunitaria y continua. Cada vez, pueden modificarse –levemente o de gran manera—.

Y debido a que el significado de muchos geoglifos se desconoce, cada comunidad puede infundirles historias cambiantes, incluso cuando se conectan con las generaciones que continuaron esta tradición a lo largo de miles de años.

 

Este artículo fue republicado en The Atlantic.