Anthropology Magazine
Essay

Lo que la grafía vai revela sobre la evolución de la escritura

En el siglo XIX, un hombre que vivía en la actual Liberia soñó con la primera escritura para su lengua nativa vai. Hoy, antropólogos lingüistas investigan la evolución de esa escritura —y lo que los cambios de los últimos dos siglos revelan sobre la cognición humana y la sociedad—.
Se muestra una escritura en negro sobre un papel en tono sepia rasgado en la parte superior

This handwritten example of Vai script dates to around 1850.

British Library/Wikimedia Commons

En una pequeña aldea de África occidental, un hombre llamado Momolu Duwalu Bukele tuvo un sueño cautivador. Un desconocido se le acercó con un libro sagrado y luego le enseñó a escribir haciendo trazos con un palo en el suelo. “¡Mira!”, dijo el visitante espectral. “Estos signos representan sonidos y significados en tu lengua”.

Bukele, que nunca había aprendido a leer ni a escribir, se dio cuenta de que después de despertarse ya no podía recordar los signos precisos que el extraño le había revelado. Aun así, reunió a los miembros masculinos de su familia para que hicieran una ingeniería inversa del concepto de escritura. Trabajando durante todo el día y hasta la noche siguiente, los hombres idearon un sistema de 200 símbolos, cada uno de los cuales representaba una palabra o una sílaba de su lengua nativa vai. Durante milenios, las variedades de la lengua vai se habían transmitido de padres a hijos —pero antes de este momento ningún hablante había registrado una sola palabra por escrito—.

Esto ocurrió hacia 1833 en una región que pronto se convertiría en la nación independiente de Liberia. El vai, una de las 30 lenguas autóctonas de Liberia, cuenta hoy con cerca de 200.000 hablantes en la región de Cape Mount, fronteriza con Sierra Leona.

En pocas generaciones, el invento de Bukele se utilizaba para escribir cartas, grabar joyas, dibujar planos de carpintería, llevar diarios personales y gestionar cuentas. Los vai fabricaban su propia tinta a partir de bayas trituradas e incluso construyeron escuelas para enseñar el nuevo sistema. La escritura tuvo tanto éxito que otros grupos indígenas de la región se inspiraron para crear la suya propia; desde la década de 1830, se han inventado al menos 27 nuevas escrituras para las lenguas del África Occidental.

Hoy en día, el sistema de escritura vai se enseña en la Universidad de Liberia y es incluso popular entre los estudiantes que no son ellos mismos étnicamente vai. La escritura vai ha sido incluida en el estándar Unicode, lo que significa que los hablantes de vai con teléfonos inteligentes pueden ahora intercambiar mensajes de texto en esta escritura.

LA EVOLUCIÓN DE LA ESCRITURA

Como antropólogo lingüístico, estoy fascinado por el descubrimiento del vai —y sobre todo cómo la escritura se ha convertido en algo fundamental para entender la evolución de la propia escritura—.

No es la primera vez en la historia reciente que se inventa un nuevo sistema de escritura desde cero. En la década de 1820, el polímata analfabeto Sequoyah creó una escritura especial para su lengua nativa cherokee, y en otros lugares del mundo han surgido inventos indígenas similares al margen de las colonias en expansión. Pero la evolución del vai ha sido especialmente bien documentada, lo que la convierte en un caso de estudio útil para los investigadores de la escritura.

En un artículo publicado recientemente, mis colegas y yo demostramos que, a lo largo de los dos últimos siglos, las formas de las letras de la escritura vai han evolucionado por medio de la “compresión” —un proceso por el que los signos escritos se reproducen gradualmente con menos detalles visuales a la vez que transmiten la misma cantidad de información lingüística—.

La teoría de que los signos escritos se comprimen con el tiempo tiene una larga historia con varias versiones. Por ejemplo, los primeros filósofos chinos imaginaron que sus caracteres estaban modelados en seres vivos o fuerzas elementales hasta que los gobernantes legendarios redujeron las imágenes a contornos. Los pensadores europeos de la Ilustración, por su parte, vincularon la presunta trayectoria hacia la simplificación con las teorías emergentes sobre el progreso de la sociedad. En su opinión, la complejidad decreciente de los sistemas de escritura daba lugar a la claridad y al avance intelectual, una actitud vinculada a las ideologías evolucionistas sociales de la jerarquía racial.

Los arqueólogos, por su parte, han entendido desde hace tiempo que las letras del alfabeto romano se originaron en imágenes reconocibles de cosas reales. La cabeza de buey 𓃾 de los jeroglíficos egipcios se redujo a un contorno geométrico ∀ y con el tiempo se giró para convertirse en la letra mayúscula A. La imagen detallada de un ojo humano 𓁹completo con párpados y una retina bien puede haberse simplificado en la letra O.

A rainbow-colored flow chart titled “Evolution of the Alphabet” shows symbols labeled Proto-Sinaitic c. 1750 BCE at the top of the page, then moves through different eras showing how the symbols evolved—Phoenician c. 1000 BCE, Archaic Greek c. 750 BCE, Archaic Latin c. 500 BCE, Roman c. 1 CE, then finally Modern Latin Script with alphabet letters A through Z.

Este gráfico representa la evolución del alfabeto latino moderno a partir de los primeros rastros de escritura alfabética que datan de la Edad del Bronce Medio, según los hallazgos arqueológicos.

Matt Baker/Usefulcharts

Pero los primeros documentos escritos de la historia son fragmentarios, lo que dificulta a los arqueólogos la reconstrucción de las interacciones de ensayo y error que debieron desarrollarse, quizá sobre materiales perecederos. En China y América Central, los primeros vestigios de escritura verdadera se han perdido por completo o aún no han sido desenterrados. Los investigadores deben dar saltos de imaginación para superar estas lagunas en el registro arqueológico, imaginando a garabateros anónimos entre montones de borradores desintegrados.

A principios del siglo XX, el autor británico Rudyard Kipling hizo precisamente esto cuando imaginó los orígenes de la escritura en “How the First Letter Was Written” (Cómo se escribió la primera letra), de su colección de cuentos para niños Just So. La historia cuenta cómo Taffy, una ingeniosa niña que vive en una cueva, aprendió a comunicarse con los demás desde lejos.

Taffy empieza dibujando complejas ilustraciones de su mensaje. Estos dibujos son cómicamente malinterpretados por una comunidad vecina y casi provocan una guerra tribal. En su siguiente intento, Taffy se dirige al propio lenguaje, haciendo dibujos más sencillos sobre la corteza de abedul para señalar los valores sonoros de las palabras más que sus significados. Para evocar un sonido sibilante, por ejemplo, representa una serpiente enroscada en forma de S. Para captar la redondez de una boca sorprendida que exclama “¡Oh!”, esboza una O. Durante un breve espacio de tiempo, Taffy vuelve a dibujar los cuadros “cada vez más rayados” hasta que son formas de letras abstractas con solo un tenue recuerdo de las cosas naturales que las inspiraron en un principio.

La primera idea de Taffy —que los símbolos gráficos pueden modelar el lenguaje hablado— no es tan obvia como parece. A diferencia de las herramientas de piedra, la cerámica o la fabricación de fuego, la tecnología especial de la escritura solo se ha inventado cuatro veces en la historia de la humanidad, al menos eso es lo que saben los investigadores hasta ahora. Surgió dos veces en Oriente Medio hace unos 5.000 años, una vez en China (1200 a.C.) y, más recientemente, en América Central (alrededor de 600 a.C.).

La segunda idea de Taffy es que las formas de los signos no tienen por qué parecerse a nada familiar. De hecho, son más fáciles de reproducir cuando se reducen a lo esencial. Resulta que muchos de los primeros signos escritos parecen seguir la secuencia de Taffy: Empiezan representando personas, animales u objetos, y más tarde estas imágenes icónicas se vuelven más simples, uniformes y reconocibles como lo que la gente llama hoy “escritura”.

LO QUE NOS DICE EL VAI

Aunque los relatos de Kipling reflejan un consenso aún popular sobre cómo evoluciona la escritura, la teoría es difícil de probar sin acceso a un registro suficientemente completo de inscripciones fechadas.

La escritura vai resulta ser un excelente experimento natural para sondear el “efecto Taffy” desde un ángulo diferente. Dado el importante archivo de documentos de vai, y el hecho de que fue muestreado regularmente por los visitantes a partir de la década de 1830, los investigadores tienen hoy acceso a un registro casi anual de toda la historia evolutiva del sistema de escritura.

Trabajé con un equipo de investigadores para profundizar en este archivo. Nuestra gran pregunta era: ¿Pasaron las formas de las letras de la escritura vai por un proceso predecible de cambio, de relativamente elaboradas a relativamente simples? Y, de forma más general, ¿qué puede decirnos el caso vai sobre la dinámica evolutiva de la escritura?

Descubrimos que varias de las primeras letras vai son, de hecho, representaciones de cosas reales: una mujer embarazada, un hombre esclavizado, una oreja humana, un árbol moribundo, perdigones, monedas y agua. Sin embargo, aunque resulte llamativo examinarlos, se trata de ejemplos aislados. La mayoría de las primeras letras vai, resultaron ser composiciones abstractas de líneas sin referentes detectables en el mundo de las cosas.

An animated GIF shows three letters in the Vai script slowly changing form. morphing

Una animación muestra cómo tres letras vai —bhi (ꔫ), tho (ꗌ), and fi (ꔱ) evolucionaron desde la década de 1830 hasta la de 2000.

Julia Bespamyatnykh/Flickr

Nuestro estudio aplicó herramientas computacionales para medir la complejidad visual precisa de cada uno de los 200 signos en cada etapa del desarrollo de la escritura.

Ya suponíamos que los signos basados en imágenes con mucha complejidad visual son intuitivamente útiles para los estudiantes de idiomas porque sirven de estímulo para la memoria. Lo más sorprendente es que no parece importar que estos signos sean imágenes de cualquier cosa. Basta con que sean visualmente complejos.

Sospechamos que esto se debe a que la complejidad gráfica tiene el efecto de aumentar el contraste entre los signos y minimizar la ambigüedad. Al fin y al cabo, cuando las personas adquieren la alfabetización por primera vez, normalmente de niños, les resulta difícil distinguir entre letras similares, como la b y la d o la p y la q en el caso del alfabeto romano.

Pero tan pronto como los alumnos de la lengua vai dominaron su sistema, la misma complejidad se interpuso en el camino de la comunicación eficiente. ¿Por qué afanarse en los detalles de un retrato preciso cuando basta con un esbozo?

Efectivamente, nuestro estudio descubrió que en muy poco tiempo las letras vai se vuelven progresivamente más simples, más sistemáticas y más parecidas entre sí. De hecho, las letras más complejas se simplificaron en mayor medida. Las que ya eran sencillas apenas se alteraron.

UNA RÁPIDA EVOLUCIÓN

Los teóricos de la evolución cultural estudian el papel de la cognición humana en la formación de la cultura. Por ejemplo, los investigadores han demostrado cómo las limitaciones de la memoria y el aprendizaje pueden introducir “refinamientos” útiles en los productos culturales, ya sean historias, imágenes o sistemas de escritura. Cuando se transmite un elemento, los alumnos retienen las características más destacadas, mientras que los rasgos más difíciles de recordar o reproducir tienden a aplanarse o desvanecerse.

Creemos que este patrón de simplificación puede observarse también en los sistemas de escritura antiguos, pero a lo largo de escalas de tiempo mucho más largas que las observadas en el caso del vai. Una de las razones del ritmo de cambio más lento puede deberse a los contextos históricos tan diferentes en los que surgieron estos sistemas de escritura. En el antiguo Oriente Medio, quienes practicaban la escritura formaban parte de una élite culta que probablemente no podía imaginar aún las aplicaciones más amplias de la escritura que vemos hoy en día.

Los vai del siglo XIX, en cambio, ya sabían que la escritura encarnaba el lenguaje hablado, que podía utilizarse para una serie de tareas útiles —o nefastas— y que tenía poderosas consecuencias sociales. Bukele había sido testigo, por ejemplo, de cómo la escritura se había desplegado para gestionar el comercio transatlántico de seres humanos esclavizados.

Otras personas ajenas a su comunidad también vieron el poder de la escritura vai. Los misioneros europeos que vivían en la región quedaron impresionados por lo bien que modelaba la estructura sonora silábica de la lengua vai, lo que la hacía más fácil de aprender que el alfabeto romano. Desde sus humildes orígenes, la escritura se aplicaría más tarde a las traducciones en vai de la Biblia, el Corán e incluso secciones de la Ilíada de Homero.

https://t.co/64S4o8uqyq

Mientras tanto, en Estados Unidos, donde el sistema de esclavitud era objeto de un intenso escrutinio, los abolicionistas pregonaron la invención del sistema vai como prueba del intelecto innato de los africanos y de su capacidad de autodeterminación. Poco después de que Bukele hiciera su descubrimiento, se proclamó la nación de Liberia como proyecto de reasentamiento para los afroamericanos recién emancipados.

Este contexto más amplio probablemente ayudó a acelerar el proceso de compresión. A diferencia de los pueblos antiguos, los primeros adoptantes de la escritura vai reconocieron la importancia social, cultural y política de la escritura y aplicaron la nueva escritura de inmediato a una amplia gama de preocupaciones prácticas. Desde las listas de la compra hasta la alta literatura, su uso constante le dio oportunidades regulares de cambiar y adaptarse rápidamente. Cada vez que los escritores del vai escribían una nota o redactaban una tarea para la casa, introducían pequeñas idiosincrasias personales, algunas de las cuales fueron asimiladas por los lectores y reproducidas, mientras que otras no calaron.

La conclusión: Las formas de las letras escritas evolucionan con el tiempo, pero también lo hacen los propósitos y las tecnologías de la propia escritura. La persistencia de la escritura vai de Liberia es un monumento a la brillantez de sus primeros creadores, que recuperaron la escritura de un sueño y luego la dejaron libre para que trazara su propio camino de éxito.

Piers Kelly es antropólogo lingüista y profesor titular adjunto en la Universidad de Nueva Inglaterra. Su investigación se centra en los usos de la escritura y los códigos gráficos en las sociedades no estatales, especialmente en África occidental, el sudeste asiático y Australia. Su primer libro es The Last Language on Earth (La última lengua en la Tierra). Sígalo en Twitter @perezkelly.

Love our work?
Your support keeps SAPIENS accessible to all.
(RE)THINK HUMAN
Get our newsletter with new stories delivered to your inbox every Friday.
Love our work?
Your support keeps SAPIENS accessible to all.
(RE)THINK HUMAN
Get our newsletter with new stories delivered to your inbox every Friday.