Anthropology Magazine
Op-ed / Dwelling

Dejen de proyectar el nacionalismo sobre Stonehenge

Dos arqueólogos responden a los retratos de la reina Isabel II proyectados sobre Stonehenge —el intento más reciente de apropiarse del monumento para emitir mensajes nacionalistas—.
Ocho imágenes de la reina Isabel II en distintas edades aparecen en ocho monolitos de Stonehenge, con un cielo azul oscuro.

English Heritage proyectó ocho retratos de la reina Isabel II en Stonehenge, lo que desató la polémica entre los arqueólogos y el público en general.

Raj Valley/Alamy

A finales de mayo, se proyectaron ocho imágenes de la reina Isabel II del Reino Unido sobre los megalitos de Stonehenge para celebrar los 70 años de la monarca en el trono. “Hemos reunido a dos iconos británicos para celebrar el #JubileoDePlatino”, tuiteó English Heritage, la organización benéfica que gestiona el monumento de 5.000 años de antigüedad. La Corona —en cierto modo la propia reina— es la propietaria del lugar.

El acontecimiento ha suscitado reacciones que van desde la alegría hasta el malestar y la indignación. Como arqueólogos interesados en el modo en que la sociedad contemporánea manipula el pasado, nos mantenemos atentos a todo tipo de disparates relacionados con Stonehenge y nos consideramos bastante poco impresionables. Pero la decisión de English Heritage nos ha sorprendido incluso por su ceguera ante la apropiación nacionalista del pasado, así como por su cursilería en general. (El hijo de Gordon dijo que le recordaba a una exposición de encendedores de souvenirs baratos, lo que parece un comentario justo).

Sin embargo, esta proyección no es sorprendente en un círculo de piedra sobre el que se han proyectado tantas fantasías nacionalistas.

Hemos escrito varias veces sobre la forma en que la gente ha utilizado la historia y la arqueología para crear el mito de que existía una “identidad británica” en el pasado antiguo, cuando no existía un lugar como “Gran Bretaña”, y mucho menos una monarquía nacional. Nuestro artículo que generó la mayor controversia criticaba a quienes afirman que Stonehenge y su paisaje circundante ayudaron en el nacimiento de una identidad británica compartida hace 5.000 años, bajo líderes “nacionales”, en una época en la que la isla tenía una “cultura unificada” y estaba aislada de la Europa continental.

Esta idea de un “Brexit neolítico” se ha utilizado —aunque no por los arqueólogos que acuñaron imprudentemente el término— para apoyar la separación de Gran Bretaña de la Unión Europea y para sostener creencias antiinmigración y racistas. Pero, por supuesto, Stonehenge no tiene nada que ver con la política identitaria británica del siglo XXI y no puede arrojar luz sobre los debates acerca de la Gran Bretaña post-Brexit, la inmigración, lo que es ser británico o los orígenes de la britanidad (sea lo que sea que eso signifique).

La apropiación nacionalista de sitios antiguos como Stonehenge es profundamente problemática. Puede fomentar interpretaciones distorsionadas de la investigación, provocar un giro sensacionalista en los medios de comunicación y reforzar prejuicios perjudiciales.

BARBACOAS Y BRITANISMO: LA HISTORIA DE LA POLITIZACIÓN DE STONEHENGE

Existe una larga historia de promoción de Stonehenge como origen de una identidad “británica”. En el siglo XII, Geoffrey de Monmouth, que popularizó los cuentos del Rey Arturo, afirmó que el círculo de piedra fue construido por el mago Merlín y lo describió como el “omphalos [ombligo] de Gran Bretaña”. Esta idea mística fue revivida con toda seriedad en un libro de 2012 que describe Stonehenge como “la integración de los aspectos cosmológicos de la Tierra, el Sol y la Luna en una sola entidad que también unía a los antepasados del pueblo de Gran Bretaña”.

El libro y un comunicado de prensa relacionado con él promovían las ideas de que Stonehenge fue “construido durante un periodo de aislamiento cultural del continente” y que se construyó para “unificar a los pueblos de Gran Bretaña, tras un largo periodo de conflictos y diferencias regionales”. Los medios de comunicación hicieron eco de la historia con entusiasmo.

Mientras tanto, los estudios arqueológicos de los restos de animales encontrados en el paisaje de Stonehenge presentaron inicialmente interpretaciones conservadoras de los festines en la zona. Pero con el paso de los años, nuevas investigaciones y publicaciones reinterpretaron y aumentaron las afirmaciones. Finalmente, los medios de comunicación informaban de que la gente llevaba animales a Stonehenge desde todas las partes de Gran Bretaña (incluido el norte de Escocia) para realizar “barbacoas épicas” culturalmente unificadoras.

Una imagen de arte gráfico muestra una representación de Stonehenge con nubes, un cielo azul, colinas verdes, una montaña y un castillo de fondo. Tres personas están cavando con palas en primer plano.

A pesar de haber sido construido hace 5.000 años, Stonehenge ha sido repetidamente utilizado por tendencias políticas contemporáneas que no tienen nada que ver con el lugar.

J. Blaeu/Biblioteca Nacional España/Wikimedia Commons

En 2019, los investigadores publicaron el análisis isotópico de los dientes de cerdo encontrados alrededor de Stonehenge, presumiblemente sobrantes de los festines. Esta investigación y los comunicados de prensa que la acompañan provocaron un titular en The Daily Telegraph que decía: “‘Brexit neolítico’ desenterrado en Stonehenge muestra que la identidad británica comenzó hace 5.000 años, dicen arqueólogos”.

Hemos argumentado que esta interpretación no hace más que seguir preconceptos vagos de hace décadas sobre el supuesto papel preeminente de Stonehenge en el Neolítico de Gran Bretaña. Además, el mito de una antigua identidad panbritánica no tiene en cuenta la variabilidad de la vida en la Gran Bretaña del Neolítico tardío, evidente en los diversos estilos regionales de monumentos, edificios, prácticas funerarias y aspectos de la economía.

Peor aún, esta interpretación se presentó sin ninguna consideración obvia del lugar que ocupa Stonehenge como un poderoso símbolo de la identidad inglesa, o de cómo esta narrativa podría ser consumida por los medios de comunicación y los lectores de ideología de derecha.

BREXIT E INTOLERANCIA: LOS PELIGROS DE POLITIZAR STONEHENGE

Los monumentos neolíticos se utilizan con frecuencia para invocar el excepcionalismo británico. El Partido Nacional Británico de extrema derecha ha argumentado en su manifiesto que los grandes monumentos megalíticos fueron logros de los primeros británicos indígenas (blancos). Los grupos neofascistas han utilizado los yacimientos neolíticos del sur de Inglaterra para celebrar ceremonias etnonacionalistas. Los comentarios de los lectores sobre el artículo de The Daily Telegraph sobre Stonehenge se centraron en la identidad política, la raza, la inmigración, la puntuación a favor y en contra del Brexit, y los argumentos sobre la britanidad, como “tal y como van las cosas, la identidad británica morirá en los próximos 50 años”.

Pero aunque Stonehenge se enmarca como un símbolo nacionalista de la “britanidad”, en realidad no es un ícono británico en absoluto; es únicamente un ícono de una identidad específicamente inglesa. (Existe una larga y problemática tradición en Gran Bretaña de confundir lo que es “británico” —que abarca Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte— con lo que es “inglés”). Como tal, era quizás inevitable que este monumento se utilizara en apoyo del Brexit, que ha sido descrito como un proyecto político nacionalista inglés en el que Escocia, Gales e Irlanda del Norte eran “ocurrencias de última hora”. Esto confirma la hipótesis del Brexit de Kenny, “la proposición de que cualquier descubrimiento arqueológico en Europa puede —y probablemente será— explotado para argumentar a favor o en contra del Brexit”.

Stonehenge también ha sido utilizado en argumentos sobre la inmigración, a menudo movilizados por racistas nativistas que quieren que el monumento haya sido construido por británicos blancos como ellos. Los artistas han satirizado esta tendencia. Jeremy Deller creó una señal de tráfico falsa en la que se leía “Stonehenge: construido por inmigrantes”, subrayando que las personas que construyeron el círculo de piedra eran inmigrantes descendientes de poblaciones originarias de la actual Turquía. El artista Simon Roberts creó carteles titulados Welcome to Little Britain (Bienvenidos a la pequeña Gran Bretaña), en los que aparecían Stonehenge y una bandera de la Unión. Los carteles dicen: “Visita las maravillas de Stonehenge y experimenta una Gran Bretaña post-Brexit, aislada de Europa y enamorada de su propia insularidad”.

Varias copias del mismo cartel con una fotografía de Stonehenge y un texto que dice “Welcome to Little Britain” cubren una ventana. Sobre ellos, un gran grafiti negro reza “La emergencia nunca termina”.

El artista Simon Roberts ha creado carteles con Stonehenge que imitan una campaña turística pero que, si se miran con detenimiento, se burlan del Brexit.

Simon Roberts/Adrian Burnham/Flying Leaps

English Heritage ha agravado estos problemas con su reciente proyección real, alineándose con una visión particular de Stonehenge como monumento que refleja el carácter nacionalista inglés del actual gobierno.

Igual de preocupante es la legitimación involuntaria de estas ideas por parte de la investigación arqueológica y genética del ADN antiguo promovida a través de la prensa clickbait y las interacciones en los medios sociales. Cuando los arqueólogos, sus instituciones y sus organismos de financiación apoyan —o no cuestionan— las sugerencias de que los monumentos de la zona de Stonehenge encarnan la “britanidad”, los “rasgos británicos” y la “unidad británica”, están echando más leña al fuego nacionalista.

Stonehenge siempre ha sido un monumento político, perteneciente y utilizado en apoyo del establishment, desde los que organizaron su construcción en el Neolítico hasta los arqueólogos y políticos de hoy. Sin embargo, este círculo de piedra también se ha utilizado siempre para subvertir y satirizar las estructuras de poder.

En ese sentido, fue creado y sigue existiendo para que las creencias y convicciones puedan ser proyectadas sobre él por quienes buscan legitimidad para bien y para mal. Los arqueólogos y el público en general deberían reconocer esta realidad y adoptar un enfoque más reflexivo a la hora de debatir, representar, interpretar y promocionar Stonehenge y otros lugares antiguos.

Gordon Barclay es un arqueólogo que pasó 30 años como inspector principal y, más tarde, jefe de política en la agencia gubernamental del patrimonio Historic Scotland. Se dedica a cuestionar la “historia falsa” presentada por los nacionalistas ingleses y escoceses, y ha escrito mucho sobre el mal uso del pasado con fines políticos.

Kenny Brophy es profesor titular de arqueología en la Universidad de Glasgow y tiene 25 años de experiencia en el trabajo de campo y en la investigación del neolítico escocés. Su investigación actual se centra en la relevancia de la antigüedad en la sociedad contemporánea, y ha escrito mucho sobre el mal uso del pasado con fines políticos. Escribe en su blog The Urban Prehistorian.

Love our work?
Your support keeps SAPIENS accessible to all.
(RE)THINK HUMAN
Get our newsletter with new stories delivered to your inbox every Friday.
Love our work?
Your support keeps SAPIENS accessible to all.
(RE)THINK HUMAN
Get our newsletter with new stories delivered to your inbox every Friday.